Recuperando los negocios

En entregas anteriores te proponíamos que aprovecharas la disminución de la actividad productiva y comercial para repensar y replantear tu negocio mediante las “4Rs. Defendiendo mi negocio: Revisa, Redefine, Reorienta y Recupera”. Hoy nos enfocaremos en la última erre para que, si nos seguiste desde el principio, estés en condiciones de devolverle un poco de “normalidad” a tu empresa (favor de no confundir con la “Nueva Normalidad” que comenzaron las autoridades federales).

Si hablamos de normalidad forzosamente tendremos que hacer alusión a la realidad. La Real Academia Española define la palabra normal como “Dicho de una cosa: Que se halla en su estado natural”. En ese estado natural que vivimos en nuestra realidad cotidiana, lo que nos encontramos fundamentalmente es el cambio. Nuestra realidad nos exige constantemente que nos adaptemos a ese entorno tan cambiante.

Adaptación. Una muestra de ello es el nuevo empleo recientemente creado de “Rastreador”. Seguramente el nombre nos induce a pensar en cazadores o algo semejante, y estaremos en lo correcto. El trabajo de los rastreadores (en Bélgica o en Estados Unidos por ejemplo) es establecer una lista de las personas con las que los enfermos de COVID-19 estuvieron en contacto antes y después de los primeros síntomas de contagio para reducir los círculos de contaminación progresivamente.

Si quieres recuperar tu negocio no busques regresar a la normalidad (retroceder), mejor busca adaptarte al nuevo ambiente (avanzar). Vivimos en un entorno de incertidumbre por lo que aunque regresáramos en el tiempo, nos encontraríamos nuevamente con ella. Deja de luchar contra el cambio, permite que literalmente éste fluya y únete a su corriente. La emergencia sanitaria nos ha traído nuevas oportunidades y literalmente estamos obligados a sumarnos a ellas si queremos aprovecharlas.

Un ejemplo sencillo de estas oportunidades es el uso del cubrebocas, del que aún sigue la discusión sobre su grado de utilidad contra el COVID-19. ¿Debemos utilizarlo o no? Se trata de una pregunta muy difícil de responder porque está mal planteada. Cambiemos la pregunta. ¿Cómo podemos aprovechar su uso generalizado? Recordemos que ahora se trata de un aditamento de uso obligatorio en espacios públicos.

Saquemos a flote ese espíritu empresarial (o comercial) que en diversos espacios no tardó en manifestarse. Ya podemos encontrar ropa juvenil de moda que incluye esta diminuta prenda en su catálogo de moda pues su uso se irá generalizando como una nueva y vistosa moda urbana (¿o moda callejera?). Las nuevas discusiones giran en torno a su utilización como una expresión de la moda y no solamente como un artículo con funciones sanitarias.

Hace unas semanas la actriz Gwyneth Paltrow publicó en sus redes una selfie tomada durante un viaje hacia la Semana de la Moda en París y luciendo un cubrebocas elegante de una compañía sueca llamada Airinum. El accesorio cuenta con cinco capas de filtración y un “acabado ultrasuave e ideal para el contacto con la piel”. Paltrow también escribió que “Ya salí en esta película” refiriéndose a su papel en el thriller sobre una pandemia titulado “Contagio” (2011).

Viridiana Odriozola, una joven mexicana radicada en Los Ángeles, California comercializa cubrebocas elaborados artesanalmente en Guanajuato. ¿Se acerca el boom de los cubrebocas? Es temprano para afirmarlo. Lo que sí es evidente es que se trata de una oportunidad digna de tomarse en cuenta. Ante todo si queremos recuperar nuestro negocio (sin añorar la “antigua normalidad”) deberemos estar abiertos a explorar opciones que antes no habíamos ni siquiera imaginado. No se trata de quejarnos porque nos vimos empujados a cambiar de planes, se trata de asumir que ya estamos aquí y hacer nuestro mejor esfuerzo para disfrutar y hasta emocionarnos con esta realidad (nueva o no).

Te invito a leer una breve pero muy ilustrativa anécdota escrita por Emily Perl Kingsley, quien concibió un hijo con Síndrome de Down. Su experiencia la compara con la planeación de un viaje a Italia que finalmente termina en Holanda, sin posibilidad de retorno. Ella afirma que “lo que es más importante es lo que se logre hacer del viaje y que se vean y disfruten de las cosas especiales, las cosas hermosas, las cosas que Holanda, o cualquier paraje, tiene que ofrecer”.  Ojalá que estés de acuerdo. 

En Spechi te acompañaremos en ese viaje empresarial que has comenzado, aportando lo mejor de nosotros para que lo disfrutes al máximo. No dudes en llamarnos.


Recuperando los negocios
Administrator 23 abril, 2021
Share this post
Categorías
Archivar
Identificarse to leave a comment
No adivines el futuro… ¡constrúyelo!